Capítulo 31

Capítulo 31. Comunidad científica y tecnológica

INTRODUCCION

31.1. Este capítulo se centra en como lograr que la comunidad científica y tecnológica, integrada, entre otros, por ingenieros, arquitectos, diseñadores industriales, urbanistas y otros profesionales y directivos, haga una contribución más abierta y eficaz a los procesos de adopción de decisiones relativas al medio ambiente y el desarrollo. Es importante que los encargados de tomar decisiones que contribuyen a determinar la política pública y el público en general conozcan y entiendan mejor la función de la ciencia y la tecnología en los asuntos humanos. Debería ampliarse y profundizarse hasta llegar a la plena asociación la relación de cooperación existente entre la comunidad científica y tecnológica y el público en general. El mejoramiento de la comunicación y la cooperación entre la comunidad científica y tecnológica y los encargados de tomar decisiones facilitará una mayor utilización de la información y los conocimientos científicos y técnicos en la aplicación de políticas y programas. Los encargados de adoptar decisiones deberían crear condiciones más favorables para mejorar la capacitación y la investigación independiente sobre el desarrollo sostenible. Será necesario reforzar los planteamientos multidisciplinarios existentes y preparar más estudios interdisciplinarios entre la comunidad científica y tecnológica y los encargados de adoptar decisiones, y con la ayuda del público en general, para integrar iniciativas y conocimientos prácticos en el concepto de desarrollo sostenible. Debería ayudarse al público a que comunicara sus opiniones a la comunidad científica y tecnológica en lo que respecta a la mejor manera de aplicar la ciencia y la tecnología para que influyera favorablemente en sus vidas. Por la misma razón, debe garantizarse la independencia de la comunidad científica y tecnológica para investigar y publicar sin restricciones y para intercambiar sus conclusiones libremente. La adopción y aplicación de principios éticos y códigos de conducta de aceptación internacional para uso de la comunidad científica y tecnológica podrían aumentar la profesionalidad y mejorar y acelerar el reconocimiento del valor de sus contribuciones al medio ambiente y el desarrollo, teniendo en cuenta la evolución constante y la incertidumbre de los conocimientos científicos.

AREAS DE PROGRAMAS

A. MEJORAMIENTO DE LA COMUNICACION Y LA COOPERACION ENTRE LA COMUNIDAD CIENTIFICA Y TECNOLOGICA, LOS ENCARGADOS DE ADOPTAR DECISIONES Y EL PUBLICO

31.2. La comunidad científica y tecnológica y los encargados de formular políticas deberían aumentar su interacción para aplicar estrategias de desarrollo sostenible basadas en los mejores conocimientos disponibles. Ello significa que los encargados de adoptar decisiones deberían establecer el marco necesario para realizar investigaciones rigurosas y para la plena y libre comunicación de las conclusiones a que llegase la comunidad científica y tecnológica, y simultáneamente preparar medios para que se pudieran comunicar a los órganos encargados de adoptar decisiones los resultados de las investigaciones y las preocupaciones derivadas de las conclusiones, con objeto de relacionar de la mejor manera posible los conocimientos científicos y tecnológicos y la formulación de políticas y programas estratégicos. Al mismo tiempo, ese dialogo ayudaría a la comunidad científica y tecnológica a establecer prioridades de investigación y proponer medidas para lograr soluciones constructivas.

Objetivos

31.3. Se proponen los objetivos siguientes:

(a) Ampliar y hacer más abierto el proceso de adopción de decisiones y ampliar el ámbito de cuestiones de desarrollo y medio ambiente en que pueda tener lugar la cooperación a todos los niveles entre la comunidad científica y tecnológica y los encargados de adoptar decisiones.

(b) Mejorar el intercambio de conocimientos y preocupaciones entre la comunidad científica y tecnológica y el público en general, para que las políticas y programas puedan formularse y comprenderse mejor y recibir más apoyo.

Actividades

31.4. Los gobiernos deberían llevar a cabo las actividades siguientes:

(a) Examinar la manera de conseguir que las actividades nacionales científicas y tecnológicas respondan mejor a las necesidades del desarrollo sostenible como parte de un esfuerzo general encaminado a fortalecer los sistemas nacionales de investigación y desarrollo, entre otras cosas mediante el fortalecimiento y el aumento del numero de miembros de los consejos, organizaciones y comités nacionales de asesoramiento científico y tecnológico a fin de velar por que:

(i) Se comuniquen a los gobiernos y al público todas las necesidades nacionales de programas científicos y tecnológicos.

(ii) Estén representados los diversos sectores de la opinión pública.

(b) Promover mecanismos regionales de cooperación que se ocupen de las necesidades regionales de desarrollo sostenible. Tales mecanismos regionales de cooperación, cuya promoción podría facilitarse mediante una participación pública y privada y el fortalecimiento de redes mundiales de profesionales, prestarían apoyo a gobiernos, la industria, instituciones educacionales no gubernamentales y otras organizaciones nacionales e internacionales.

(c) Mejorar y aumentar mediante los mecanismos apropiados las aportaciones científicas y técnicas a los procesos intergubernamentales de consulta, cooperación y negociación con miras a la concertación de acuerdos internacionales y regionales.

(d) Fortalecer los servicios de asesoramiento científico y tecnológico hasta hacerlos alcanzar los niveles más elevados posibles de las Naciones Unidas y otras instituciones internacionales para velar por la inclusión de la ciencia y la tecnología en las políticas y estrategias de desarrollo sostenible.

(e) Mejorar y fortalecer los programas de difusión de los resultados de las investigaciones en las universidades e instituciones de investigación. Ello requiere que se reconozca y apoye en mayor medida a la comunidad científica y tecnológica y a los profesores, que se ocupan de comunicar la información científica y tecnológica a los encargados de adoptar políticas, los profesionales de otras esferas y el público en general, y de interpretarla. El apoyo debería centrarse en la transferencia de conocimientos y la transferencia y adaptación de técnicas de planificación. Ello requiere la plena y libre distribución de datos e información entre los científicos y los encargados de adoptar decisiones. La publicación de informes nacionales de investigación científica e informes técnicos, fáciles de comprender y pertinentes para las necesidades locales de desarrollo sostenible, también mejoraría la colaboración entre la ciencia y la adopción de decisiones, así como la aplicación de los resultados científicos.

(f) Mejorar la relación entre los sectores oficiales e independientes de investigación y la industria a fin de que la investigación se convierta en un elemento importante de la estrategia industrial.

(g) Promover y fortalecer la participación plena de la mujer en las disciplinas científicas y tecnológicas.

(h) Desarrollar y aplicar técnicas de información para aumentar la difusión de la información relacionada con el desarrollo sostenible.

Medios de ejecución

(a) Financiación y evaluación de los costos

31.5. La Secretaría de la Conferencia ha estimado que el costo total medio por año (1993-2000) de ejecución de las actividades de este programa ascenderá a unos 15 millones de dólares, que la comunidad internacional suministrara a título de donación o en condiciones de favor. Estas estimaciones son indicativas y aproximadas únicamente y no han sido objeto de examen por los gobiernos. Los costos reales y las condiciones financieras, incluidas las no concesionarias, dependerán, entre otras cosas, de las estrategias y los programas específicos que los gobiernos decidan ejecutar.

(b) Aumento de la capacidad

31.6. Deberían organizarse grupos intergubernamentales sobre cuestiones de desarrollo y medio ambiente, que hicieran hincapié en sus aspectos científicos y técnicos, e incluirse estudios sobre la capacidad de respuesta y la adaptabilidad en programas ulteriores de acción.

B. FOMENTO DE CODIGOS DE CONDUCTA Y DIRECTRICES EN LO RELATIVO A LA CIENCIA Y LA TECNOLOGIA

31.7. Los especialistas en ciencia y tecnología tienen una serie particular de responsabilidades que les son propias como herederos de una tradición y como profesionales y miembros de disciplinas dedicadas a la búsqueda de la verdad y a la necesidad de proteger la biosfera en pro del desarrollo sostenible.

31.8. El aumento de la conciencia ética en lo relativo a la adopción de decisiones que afecten al medio ambiente y al desarrollo debería contribuir a establecer prioridades pertinentes para el mantenimiento y perfeccionamiento de los sistemas sustentadores de la vida, por la propia razón de ser de dichos sistemas, y, en consecuencia, garantizar que las sociedades presentes y futuras valorasen de manera adecuada el funcionamiento de los procesos naturales viables. Por consiguiente, el fortalecimiento de los códigos de conducta y las directrices para la comunidad científica y tecnológica aumentaría la conciencia ambiental y contribuiría al desarrollo sostenible. Ayudaría asimismo a que se tuviera en mayor estima y consideración a la comunidad científica y tecnológica y facilitaría la "responsabilidad" de la ciencia y la tecnología.

Objetivos

31.9. El objetivo debería consistir en preparar, mejorar y promover la aceptación internacional de códigos de conducta y directrices relativos a la ciencia y la tecnología en los que se diera cuenta ampliamente de los sistemas sustentadores de la vida y se aceptara la importante función de la ciencia y la tecnología en hacer compatibles las necesidades del medio ambiente y el desarrollo. Para que esos principios, códigos de conducta y directrices fueran eficaces en el proceso de adopción de decisiones, no solo deberían ser producto de un acuerdo entre los científicos y la comunidad tecnológica sino que también deberían recibir apoyo de toda la sociedad.

Actividades

31.10. Se podrían realizar las actividades siguientes:

(a) Fortalecimiento de la cooperación nacional e internacional, así como de la de los sectores no gubernamentales, para preparar códigos de conducta y directrices relativos al desarrollo ecológicamente racional y sostenible, teniendo en cuenta la Declaración de Río y los códigos de conducta y directrices vigentes.

(b) Establecimiento y fortalecimiento de grupos nacionales de asesoramiento sobre ética ecológica y del desarrollo, a fin de crear un marco de valores común para la comunidad dedicada a la ciencia y la tecnología y toda la sociedad, y promover un dialogo constante.

(c) Ampliación de la educación y capacitación relativas a la ética ecológica y del desarrollo para integrar esos objetivos en los programas de educación y las prioridades de investigación.

(d) Revisión y enmienda de los instrumentos jurídicos nacionales e internacionales pertinentes relativos al medio ambiente y el desarrollo para velar por que en esos mecanismos normativos se incluyan códigos de conducta y directrices apropiados.

Medios de ejecución

(a) Financiación y evaluación de los costos

1.11. La Secretaría de la Conferencia ha estimado que el costo total medio por año (1993-2000) de ejecución de las actividades de este programa ascenderá a unos 5 millones de dólares, que la comunidad internacional suministrara a título de donación o en condiciones de favor. Estas estimaciones son indicativas y aproximadas únicamente y no han sido objeto de examen por los gobiernos. Los costos reales y las condiciones financieras, incluidas las no concesionarias, dependerán, entre otras cosas, de las estrategias y los programas específicos que los gobiernos decidan ejecutar.

(b) Aumento de la capacidad

31.12. Deberían elaborarse, con la participación de la comunidad científica y tecnológica, códigos de conducta y directrices, incluso sobre principios apropiados, para uso de aquella en sus actividades de investigación y en la ejecución de programas encaminados a alcanzar el desarrollo sostenible. La UNESCO podría dirigir la aplicación de esas actividades con la colaboración de otros organismos de las Naciones Unidas y de organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales.