Capítulo 5

Capítulo 5. Dinámica demográfica y sostenibilidad

5.1. Este capítulo comprende tres áreas de programas: A. Desarrollo y difusión de conocimientos sobre la relación que existe entre las tendencias y los factores demográficos y el desarrollo sostenible.
B. Formulación de políticas nacionales integradas de medio ambiente y desarrollo teniendo en cuenta las tendencias y los factores demográficos.

C. Ejecución de programas integrados de medio ambiente y desarrollo a nivel local, teniendo en cuenta las tendencias y los factores demográficos.

AREAS DE PROGRAMAS
A. Aumento y difusión de conocimientos sobre la relación que existe entre las tendencias y los factores demográficos y el desarrollo sostenible
Bases para la acción
5.2. Hay una relación sinérgica entre las tendencias y los factores demográficos y el desarrollo sostenible.

5.3. La combinación del crecimiento de la población mundial y la producción con modalidades de consumo no sostenibles causa presiones cada vez más graves sobre la capacidad de la Tierra para sustentar la vida. Esos procesos intelectivos afectan el uso de la tierra, el agua, el aire, la energía y otros recursos. Si la gestión no es correcta, las ciudades que crecen rápidamente tropiezan con grandes problemas ambientales. El aumento del número y el tamaño de las ciudades exige que se preste mayor atención a cuestiones de gobierno local y gestión municipal. Los factores humanos son elementos fundamentales para el examen de esta intrincada red de relaciones, que deberían tenerse en cuenta adecuadamente al formular políticas amplias para el desarrollo sostenible. En esas políticas se debería prestar atención a las relaciones entre las tendencias y los factores demográficos, la utilización de los recursos, la difusión adecuada de tecnología, y el desarrollo. En las políticas de población debería reconocerse También la influencia de los seres humanos sobre el medio ambiente y el desarrollo. Es necesario aumentar la comprensión de este aspecto entre los responsables de la adopción de decisiones en todos los niveles y proporcionar mejor información en la que se puedan basar las políticas nacionales e internacionales, así como un marco conceptual para interpretar esa información.

5.4. Es menester desarrollar estrategias para mitigar tanto el efecto adverso de las actividades humanas sobre el medio ambiente como el efecto adverso de las modificaciones del medio ambiente sobre las poblaciones humanas. Se espera que la población mundial sobrepase los 8.000 millones de habitantes para el año 2020. El 60% de la población mundial vive ya en zonas costeras, y el 65% de las ciudades con una población de más de 2,5 millones de habitantes están ubicadas a lo largo de las costas del mundo; varias de ellas están ya al nivel actual del mar o por debajo de este.

Objetivos

5.5. Tan pronto fuera posible deberían alcanzarse los siguientes objetivos:

(a) Incorporación de las tendencias y los factores demográficos en el análisis mundial de los temas relativos al medio ambiente y el desarrollo.

(b) Mejor comprensión de la relación que existe entre la dinámica demográfica, la tecnología, el comportamiento cultural, los recursos naturales y los sistemas sustentadores de la vida.

(c) Evaluación de la vulnerabilidad humana en zonas de alta sensibilidad ecológica y centros de población para determinar las prioridades de acción en todos los planos, teniendo plenamente en cuenta las necesidades definidas por la comunidad.

Actividades

Investigación de la interacción entre las tendencias y los factores demográficos y el desarrollo sostenible

5.6. Las instituciones internacionales, regionales y nacionales deberían considerar la posibilidad de realizar las siguientes actividades:

(a) Determinación de las interacciones que se establecen entre los procesos demográficos, los recursos naturales y los sistemas sustentadores de la vida, teniendo presentes las variaciones regionales y subrepciones que resultan de, entre otras cosas, los diversos niveles de desarrollo.

(b) Integración de las tendencias y los factores demográficos en el trabajo que se esta realizando sobre los cambios del medio ambiente, utilizando los conocimientos especializados de las redes de investigación internacionales, regionales y nacionales, en primer lugar para estudiar las dimensiones humanas del cambio ambiental y en segundo lugar para identificar las zonas vulnerables.

(c) Determinación de zonas de acción prioritaria y elaboración de estrategias y programas para mitigar los efectos adversos del cambio ambiental sobre las poblaciones humanas, y viceversa.

Medios de ejecución

(a) Financiación y evaluación de los costos

5.7. La Secretaría de la Conferencia ha estimado que el costo total medio por año (1993-2000) de la realización de las actividades de este programa ascenderá a unos 10 millones de dólares, que la comunidad internacional suministrara a título de donación o en condiciones de favor. Estas estimaciones son indicativas y aproximadas únicamente y no han sido objeto de examen por los gobiernos. Los costos reales y las condiciones financieras, incluidas las no concesionaria, dependerán entre otras cosas, de las estrategias y los programas específicos que los gobiernos decidan ejecutar.

(b) Fortalecimiento de los programas de investigación que integran cuestiones de población, medio ambiente y desarrollo

5.8. Se debería ampliar las investigaciones interdisciplinarias a fin de integrar el análisis demográfico en una perspectiva más amplia del medio ambiente y el desarrollo basada en las ciencias sociales. Las instituciones y redes de expertos internacionales deberían mejorar su capacidad científica teniendo plenamente en cuenta la experiencia y los conocimientos de las comunidades y divulgar la experiencia que adquirieran al aplicar enfoques multidisciplinarios y al vincular la teoría a la práctica.

5.9. Se debería elaborar mejores métodos para la formulación de modelos a fin de prever los posibles resultados de las actividades humanas actuales, especialmente los efectos interrelacionados de las tendencias y los factores demográficos, el uso per capita de los recursos y la distribución de la riqueza, así como de las principales corrientes migratorias que cupiera esperar como resultado de los fenómenos climáticos cada vez más frecuentes y del cambio ambiental acumulativo, que puedan destruir los medios de subsistencia locales.

(c) Fomento y difusión de información

5.10. Se debería dar a la información sociodemográfica una configuración adecuada para relacionarla con datos físicos, biológicos y socioeconómicos. También convendría establecer escalas espaciales y temporales compatibles, información geográfica y cronológica, e indicadores mundiales de comportamiento basados en las opiniones y actitudes de las comunidades locales.

5.11. Se debería sensibilizar al público a todos los niveles, acerca de la necesidad de administrar eficientemente los recursos disponibles para asegurar su uso sostenible, teniendo en cuenta las necesidades de desarrollo de las poblaciones de los apires en desarrollo.

5.12. Se debería aumentar la información del público acerca de los vínculos fundamentales que existen entre el mejoramiento de la condición de la mujer y la dinámica de la población, sobre todo mediante el acceso de la mujer a la educación y a programas de atención primaria de la salud y de higiene de la reproducción, a la independencia económica y a la participación efectiva y en pie de igualdad en todas las etapas del proceso de adopción de decisiones.

5.13. Se debería divulgar los resultados de las investigaciones sobre cuestiones relativas al desarrollo sostenible por medio de informes técnicos, publicaciones científicas, los medios de difusión, cursos prácticos, reuniones y otros medios para informar a la opinión pública y para que los funcionarios encargados de la adopción de decisiones pudieran aplicarlos en todos los niveles.

(d) Desarrollo o mejoramiento de la capacidad y la colaboración institucionales

5.14. Se debería aumentar la colaboración y el intercambio de información entre las instituciones de investigación y los órgano internacionales, regionales y nacionales y todos los demás sectores (incluidos el sector privado, las comunidades locales, las organizaciones no gubernamentales y las instituciones científicas) de los apires tanto industrializados como en desarrollo, según correspondiera.

5.15. Se debería redoblar los esfuerzos por aumentar la capacidad de las autoridades nacionales y locales, el sector privado y las organizaciones no gubernamentales de los apires en desarrollo para hacer frente a la creciente necesidad de mejorar la gestión de las zonas urbanas que se están extendiendo rápidamente.

B. Formulación de políticas nacionales integradas de medio ambiente y desarrollo, teniendo en cuenta las tendencias y los factores demográficos
Bases para la acción
5.16. Por lo general, en los planes existentes de fomento del desarrollo sostenible se reconoce que las tendencias y los factores demográficos son elementos que tienen una influencia critica en las pautas de consumo, la producción, los estilos de vida y la sostenibilidad a largo plazo. No obstante, en el futuro será necesario prestar más atención a estas cuestiones al formular políticas generales y al elaborar planes de desarrollo. Para ello, todos los apires tendrán que mejorar su capacidad de evaluar los efectos de sus tendencias y factores demográficos para el medio ambiente y el desarrollo. Cuando proceda, también tendrán que formular y ejecutar políticas y programas de acción. Esas políticas deberían evaluar las consecuencias del crecimiento demográfico inherente a las tendencias demográficas, y al mismo tiempo, prever medidas que condujeran a una transición en esta esfera. Deberían combinar las cuestiones ambientales y de población en una visión integrada del desarrollo cuyos objetivos primordiales fueran la mitigación de la pobreza, la garantía de los medios de subsistencia, la buena salud, la calidad de la vida, el mejoramiento de la condición de la mujer, el aumento de sus ingresos y de su acceso a la enseñanza y a la capacitación profesional, así como la realización de sus aspiraciones personales, y el reconocimiento de los derechos de los individuos y las comunidades. Teniendo en cuenta que según cualquiera de varias hipótesis probables sobre el crecimiento demográfico, el tamaño y el número de las ciudades aumentara significativamente en los apires en desarrollo, se debe prestar más atención a la satisfacción de las necesidades, sobre todo de las mujeres y los niños, que requieren el mejoramiento de la gestión municipal y el gobierno local.

Objetivo

5.17. Las cuestiones de población deberían seguirse integrando plenamente en los procesos de planificación y formulación de políticas y adopción de decisiones a nivel nacional. Se debería considerar la posibilidad de aplicar políticas y programas de población en que se reconocieran cabalmente los derechos de la mujer.

Actividades

5.18. Los gobiernos y otras entidades pertinentes podrían, entre otras cosas, emprender las actividades que se indican más abajo, con apoyo apropiado de los organismos de ayuda, e informar al respecto a la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo que se celebrara en 1994, en particular a su comité de población y medio ambiente.

(a) Evaluación de los efectos de las tendencias y los factores demográficos a nivel nacional

5.19. Se debería analizar las relaciones entre las tendencias y los factores demográficos y el cambio ambiental y entre el deterioro del medio ambiente y los componentes del cambio demográfico.

5.20. Se debería hacer investigaciones de la interacción de los factores ambientales y socioeconómicos como causa de la migración.

5.21. Se debería determinar los grupos de población vulnerables (como los campesinos sin tierra, las minorías étnicas, los refugiados, los migrantes, las personas desplazadas, las mujeres jefas de familia) cuyos cambios de estructura demográfica pudieran tener consecuencias concretas en el desarrollo sostenible.

5.22. Se debería evaluar las consecuencias de la distribución por edad de la población para la demanda de recursos y las cargas familiares, que abarcaran desde el costo de la educación de los jóvenes hasta la asistencia medica y el apoyo para las personas de edad, y para la generación del ingreso familiar.

5.23. Se debería hacer una evaluación de la densidad máxima de la población de cada país en el contexto de la satisfacción de las necesidades humanas y del desarrollo sostenible, y se debería prestar especial atención a recursos críticos como el agua y la tierra y a factores ambientales tales como el estado de los ecosistemas y la diversidad biológica.

5.24. Se debería estudiar los efectos de las tendencias y los factores demográficos a nivel nacional en los medios tradicionales de subsistencia de los grupos indígenas y las comunidades locales, incluidos los cambios en las formas tradicionales de utilización de la tierra debido a presiones demográficas internas.

(b) Creación y fortalecimiento de una base nacional de información

5.25. Se debería establecer bases de datos nacionales sobre las tendencias y los factores demográficos y sobre el medio ambiente desagregando los datos por regiones ecológicas (criterio basado en el ecosistema) y preparar notas descriptivas de la población y el medio ambiente por regiones.

5.26. Se debería idear métodos e instrumentos para determinar las zonas donde la sostenibilidad estuviera o pareciera estar amenazada por los efectos ambientales de las tendencias y los factores demográficos, utilizando tanto proyecciones como datos demográficos actuales y relacionados con los procesos ambientales naturales.

5.27. Se debería hacer estudios de casos de las reacciones a nivel local de distintos grupos a la dinámica demográfica, sobre todo en zonas sometidas a presiones ambientes y en centros urbanos que se estuvieran deteriorando.

5.28. Se debería desagregar los datos sobre población por sexo y edad, entre otros criterios, a fin de tener en cuenta las consecuencias de la división del trabajo por sexos para la utilización y ordenación de los recursos naturales.

(c) Inclusión de las característica demográficas en las políticas y los planes

5.29. Al formular políticas sobre los asentamientos humanos, se debería tener en cuenta los recursos necesarios, la generación de desechos y el estado de los ecosistemas.

5.30. Cuando correspondiera, se debería integrar los efectos directos e inducidos de los cambios demográficos en los programas sobre el medio ambiente y el desarrollo y evaluar sus efectos en las pautas demográficas.

5.31. Se debería fijar metas y ejecutar programas nacionales de población que fueran compatibles con los planes nacionales para el medio ambiente y el desarrollo sostenible y que estuvieran en consonancia con la libertad y la dignidad del ser humano y con sus valores personales.

5.32. Se debería elaborar políticas socioeconómicas apropiadas para los jóvenes y las personas de edad que previeran sistemas de apoyo familiar y estatal.

5.33. Se debería elaborar políticas y programas para hacer frente a los diversos tipos de migraciones que causaran perturbaciones en el medio ambiente o fueran causadas por ellos prestando especial atención a la situación de la mujer y de los grupos vulnerables. 5.34 En sus programas en pro de un desarrollo sostenible, las instituciones internacionales y regionales pertinentes deberían tener en cuenta las cuestiones de población, incluso las relativas a los migrantes y las personas desplazadas por causas ambientales.

5.35. Se debería examinar y vigilar a nivel nacional la integración de las políticas de población en las estrategias nacionales sobre el desarrollo y el medio ambiente.

Medios de ejecución

(a) Financiación y evaluación de los costos

5.36. La Secretaría de la Conferencia ha estimado que el costo total medio por año (1993-2000) de la realización de las actividades de este programa ascenderá a unos 90 millones de dólares, que la comunidad internacional suministrara a título de donación o en condiciones de favor. Estas estimaciones son indicativas y aproximadas únicamente y no han sido objeto de examen por los gobiernos. Los costos reales y las condiciones financieras, incluidas las no concesionaria, dependerán entre otras cosas, de las estrategias y los programas específicos que los gobiernos decidan ejecutar.

(b) Aumento de la conciencia de la interacción entre la población y el desarrollo sostenible

5.37. Se debería sensibilizar a todos los sectores de la sociedad acerca de la interacción de las tendencias y los factores demográficos y el desarrollo sostenible. Se debería hacer hincapié en la adopción de medidas a nivel local y nacional. La instrucción sobre cuestiones de población y desarrollo sostenible debería coordinarse e integrarse en la enseñanza formal y no formal. Se debería asignar importancia especial a los programas de instrucción sobre cuestiones de población, sobre todo para la mujer. Había de hacerse especial hincapié en el vínculo existente entre esos programas, la conservación del medio ambiente y la prestación de servicios primarios de salud.

(c) Fortalecimiento de instituciones

5.38. Se debería aumentar la capacidad de las estructuras nacionales, regionales y locales para abordar cuestiones relacionadas con las tendencias y los factores demográficos y el desarrollo sostenible. Para ello seria preciso fortalecer a los órganos competentes que se ocuparan de las cuestiones de población a fin de que pudieran elaborar políticas compatibles con los objetivos nacionales para un desarrollo sostenible. Asimismo, seria preciso aumentar la cooperación entre los gobiernos, las instituciones nacionales de investigación, las organizaciones no gubernamentales y las comunidades locales en lo que respecta al análisis de problemas y la evaluación de políticas.

5.39. Se debería aumentar la capacidad de los órganos y las organizaciones competentes de las Naciones Unidas, los órganos intergubernamentales internacionales y regionales, las organizaciones no gubernamentales y las comunidades locales, según correspondiera, a fin de ayudar a los países que lo solicitaran a elaborar políticas que promovieran un desarrollo sostenible y, cuando procediera, prestar asistencia a los migrantes y a las personas desplazadas por causas ambientales.

5.40. Se debería aumentar el apoyo interinstitucional a las políticas y los programas nacionales que promovieran un desarrollo sostenible mediante una mejor coordinación de las actividades en materia de población y medio ambiente.

(d) Fomento del desarrollo de los recursos humanos

5.41. Las instituciones científicas internacionales y regionales deberían ayudar a los gobiernos que lo solicitaran a incluir en la capacitación de demógrafos y especialistas en población y medio ambiente el estudio de la acción reciproca entre la población y el medio ambiente a nivel mundial, a nivel de los ecosistemas y a nivel local. Esa capacitación debe incluir investigaciones sobre los vínculos existentes entre la población y el medio ambiente y métodos para formular estrategias integradas.

C. Ejecución de programas integrados de medio ambiente y desarrollo a nivel local, teniendo en cuenta las tendencias y los factores demográficos
Bases para la acción
5.42. Los programas de población son más eficaces si se ejecutan conjuntamente con políticas intersectoriales apropiadas. Para logar la sostenibilidad a nivel local, es preciso idear una nueva estructura que integre las tendencias y los factores demográficos con factores tales como el estado de los ecosistemas, la tecnología y los asentamientos humanos, así como con las estructuras socioeconómicas y el acceso a los recursos. Los programas de población deberían ser compatibles con los planes socioeconómicos y los relativos al medio ambiente. En los programas integrados para el desarrollo sostenible debería haber una estrecha correlación entre las medidas sobre las tendencias y los factores demográficos, por un lado y, por otro, la ordenación de los recursos y las metas de desarrollo que satisfacen las necesidades de la población.

Objetivo

5.43. Se debería ejecutar programas de población conjuntamente con programas de ordenación de los recursos naturales y de desarrollo a nivel local que garantizaran el uso sostenible de esos recursos y mejoraran la calidad de la vida de la población y el estado del medio ambiente.

Actividades

5.44. Los gobiernos y las comunidades locales, incluidas las organizaciones comunitarias de mujeres y las organizaciones no gubernamentales nacionales, con arreglo a los planes, objetivos, estrategias y prioridades nacionales podrían, entre otras cosas, emprender las actividades que se describen más adelante con la ayuda y la cooperación de las organizaciones internacionales, según procediera. Los gobiernos podrían dar a conocer la experiencia adquirida en la ejecución de la Agenda 21 en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo que se celebrara en 1994 y, en particular, en su comité de población y medio ambiente.

(a) Preparación de un marco de acción

5.45. Se debería establecer y poner en marcha un proceso eficaz de consulta con los grupos interesados de la sociedad en el cual la formulación y la determinación de todos los componentes de los programas estuviera basado en un amplio proceso de consulta nacional consistente en reuniones a nivel de la comunidad, cursos prácticos regionales y seminarios nacionales, según correspondiera. Este proceso debería permitir que las opiniones de hombres y mujeres sobre sus necesidades, perspectivas y limitaciones se reflejaran debidamente en los programas y que las soluciones estuvieran basadas en experiencias concretas. En este proceso debería darse prioridad a la participación de los grupos pobres y desfavorecidos.

5.46. Se debería aplicar políticas nacionales para poner en marcha programas integrados y multifaceticos en los que se prestara especial atención a la mujer, a los grupos más pobres que viven en zonas criticas y a otros grupos vulnerables, y que permitiera la participación de grupos que pudieran actuar efectivamente como agentes del cambio y del desarrollo sostenible. Se debería hacer especial hincapié en programas con objetivos múltiples, que promovieran un desarrollo económico sostenible, atenuaran los efectos negativos de las tendencias y los factores demográficos y evitaran danos ambientales a largo plazo. Según correspondiera, se habrían de incluir, entre otras, las cuestiones siguientes: seguridad alimentaria, seguridad de la tenencia de la tierra, suministro de una vivienda mínima y de la infraestructura indispensable, educación, bienestar de la familia, higiene de la reproducción, planes de crédito familiar, programas de reforestación, conservación del medio ambiente y empleo de la mujer.

5.47. Se debería establecer un marco analítico para determinar los elementos complementarios de las políticas en pro de desarrollo sostenible y los mecanismos nacionales para vigilar y evaluar sus efectos en la dinámica de la población.

5.48. Se debería prestar especial atención al papel decisivo que desempeña la mujer en los programas sobre población y medio ambiente y en la consecución de un desarrollo sostenible. En los proyectos se habría de aprovechar la oportunidad de vincular los beneficios sociales, económicos y ambientales para la mujer y para sus familias. El adelanto de la mujer es indispensable y debería fomentarse mediante la educación, la capacitación y la formulación de políticas para reconocer y promover sus derechos y su acceso a los bienes, a los derechos humanos y civiles, a técnicas para ahorrar trabajo y a oportunidades de empleo y para aumentar la participación en el proceso de adopción de decisiones. Los programas sobre población y medio ambiente deberían permitir que la mujer se movilizara para mejorar sus condiciones de vida y aumentar su capacidad de participar en el desarrollo socioeconómico y disfrutar de sus beneficios. Se habrían de adoptar medidas concretas para reducir la disparidad existente entre las tasas de analfabetismo de hombres y mujeres.

(b) Apoyo a los programas para promover el cambio de las tendencias y los factores demográficos y lograr la sostenibilidad

5.49. Se debería establecer programas y servicios de higiene de la reproducción, cuando procediera, o mejorar los existentes, a fin de reducir la mortalidad maternoinfantil debida a todas las causas y permitir que los hombres y las mujeres tuvieran el número de hijos que desearan, en consonancia con su libertad, su dignidad y sus valores personales.

5.50. Los gobiernos deberían tomar medidas activas, con carácter urgente, según las condiciones y sistemas jurídicos de cada país, para lograr que las mujeres y los hombres tuvieran el mismo derecho de decidir de manera libre y responsable el número y el espaciamiento de sus hijos y tuvieran acceso a la información, a la educación y a medios, según procediera, que les permitieran ejercer ese derecho en consonancia con su libertad, su dignidad y sus valores personales, teniendo en cuenta las consideraciones éticas y culturales.

5.51. Los gobiernos deberían tomar medidas activas a fin de ejecutar programas para establecer y reforzar los servicios de salud preventivos y curativos, que incluyeran servicios de salud reproductiva seguros y eficaces, centrados en la mujer y administrados por mujeres, así como servicios asequibles y accesibles, según procediera, de planificación responsable del tamaño de la familia, en consonancia con la libertad, la dignidad y los valores personales y teniendo en cuenta las consideraciones éticas y culturales. Los programas deberían centrarse en la prestación de servicios generales de salud, incluidas la atención prenatal y la educación e información en materia de salud y paternidad responsable, y dar a todas las mujeres la oportunidad de amamantar completamente a sus hijos, al menos durante los cuatro primeros meses después del parto. Los programas deberían apoyar plenamente la función productiva y reproductiva de la mujer, así como su bienestar, y prestar especial atención a la necesidad de proporcionar mejores servicios de salud a todos los niños, en condiciones de igualdad, así como a la necesidad de reducir el riesgo de la mortalidad y las enfermedades de madres e hijos.

5.52. De conformidad con las prioridades nacionales, se debería elaborar programas de información y educación que tuvieran en cuenta las característica culturales de cada país, a fin de transmitir a hombres y mujeres mensajes fácilmente comprensibles sobre higiene de la reproducción.

(c) Creación de condiciones institucionales apropiadas

5.53. Se debería promover el apoyo de distintos sectores y la creación de un marco institucional apropiado para facilitar las actividades de población. Para ello se requiere el apoyo y la dedicación de las autoridades políticas, locales, religiosas y tradicionales, el sector privado y la comunidad científica de cada país. En el establecimiento de este marco institucional deberían participar activamente las instituciones nacionales de mujeres.

5.54. La asistencia para actividades de población debería coordinarse con los donantes bilaterales y multilateral a fin de tener en cuenta las necesidades de todos los países en desarrollo en materia de población, respetando plenamente la función de coordinación general de los países receptores, así como sus preferencias y estrategias.

5.55. Se debe mejorar la coordinación en los planos local e internacional. Se debería mejorar los métodos de trabajo para utilizar de manera óptima los recursos disponibles, aprovechar la experiencia colectiva y mejorar la ejecución de los programas. El FNUAP y otros organismos pertinentes deberían reforzar la coordinación de las actividades de cooperación internacional con los países receptores y los donantes a fin de asegurar que se dispusiera de fondos suficientes para hacer frente a necesidades cada vez mayores.

5.56. Se debería formular propuestas sobre programas de población y medio ambiente a nivel local, nacional e internacional para hacer frente a necesidades concretas y lograr la sostenibilidad. Cuando fuera apropiado, se debería introducir cambios institucionales a fin de que la seguridad en la vejez no dependiera exclusivamente de los miembros de la familia.

Medios de ejecución

(a) Financiación y evaluación de los costos

5.57. La Secretaría de la Conferencia ha estimado que el costo total medio por año (1993-2000) de la realización de las actividades de este programa ascenderá a unos 7.000 millones de dólares, incluidos alrededor de 3.500 millones de dólares que la comunidad internacional suministrara a título de donación o en condiciones de favor. Estas estimaciones son indicativas y aproximadas únicamente y no han sido objeto de examen por los gobiernos. Los costos reales y las condiciones financieras, incluidas las no concesionaria, dependerán, entre otras cosas, de las estrategias y los programas específicos que los gobiernos decidan ejecutar.

(b) Investigación

5.58. Se debería hacer investigaciones con miras a elaborar programas de acción concretos; será necesario determinar el orden de prioridad de los temas de investigación propuestos.

5.59. Se habrían de hacer investigaciones sociodemográficas sobre la forma en que las poblaciones responden a los cambios ambientales.

5.60. Se debería analizar más a fondo los factores socioculturales y políticos que pudieran ayudar a que se aceptaran los instrumentos apropiados de política demográfica.

5.61. Se debería hacer estudios de los cambios de las necesidades de servicios adecuados para la planificación responsable del tamaño de la familia, teniendo en cuenta las diferencias existentes entre distintos grupos socioeconómicos y distintas regiones geográficas.

(c) Desarrollo de los recursos humanos y de la capacidad de acción

5.62. El desarrollo de los recursos humanos y de la capacidad de acción, en particular la educación y la capacitación de la mujer, son asuntos de importancia critica que tienen muy alta prioridad en los programas de población.

5.63. Se debería organizar cursos prácticos para ayudar a los administradores de los programas y proyectos a establecer vínculos entre los programas de población y otras metas del desarrollo y la protección del medio ambiente.

5.64. Se debería elaborar materiales didácticos, incluidas guías y manuales para los funcionarios encargados de la planificación y la adopción de decisiones y para otros participantes en los programas de población, medio ambiente y desarrollo.

5.65. Se debería promover la cooperación entre los gobiernos, las instituciones científicas y las organizaciones gubernamentales de cada región, así como con instituciones análogas de otras regiones. Se debería fomentar la cooperación con las organizaciones locales a fin de sensibilizar al público, poner en práctica proyectos de demostración y divulgar información sobre la experiencia obtenida.

5.66. Las recomendaciones contenidas en la presente sección no deben prejuzgar en modo alguno las deliberaciones de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (1994), que será el foro apropiado para el examen de las cuestiones de población y desarrollo, teniendo en cuenta las recomendaciones de la Conferencia Internacional de Población, celebrada en México D.F. en 1984, y las Estrategias de Nairobi orientadas hacia el futuro para el adelanto de la mujer, adoptadas por la Conferencia Mundial para el Examen y la Evaluación de los logros del Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer: Igualdad, Desarrollo y Paz, celebrada en Nairobi en 1985.