Ciudad Santa de Nueva Jerusalen

Bienvenidos a Nueva Jerusalén

 

CARTA DE NUEVA JERUSALEN

Inicio

El Consejo de los 12

Economía

Salud

Educación

Cultura

Enlaces

Nuestra ciudad...

Nueva Jerusalén es la ciudad en donde toda persona de buen corazón puede desarrollarse física, mental, intelectual y espiritualmente, alcanzando sus metas y concretando sus sueños. En esta ciudad no existen diferencias de credo, raza, religión o capacidades individuales, y la importancia dentro de la comunidad no esta dada por las posesiones y/o riquezas materiales sino por la capacidad de dar y servir al prójimo. La propiedad no existe, así como tampoco el dinero. Todos trabajan al servicio de todos sin pedir nada a cambio. Cada ciudadano tiene la casa que desea, el trabajo que lo hace feliz, nunca sufre la falta de comida para él o para los suyos, la atención médica es la mejor que puede existir y la educación en todos los niveles académicos es un derecho al que acceden todos por igual sin importar su origen. Los servicios básicos son proporcionados por la comunidad sin costo alguno para sus habitantes. Todas las necesidades son cubiertas con los recursos que la misma comunidad produce, y los que no pueden ser proporcionados se obtienen a través del intercambio comercial. Todas las actividades del espectro laboral son tenidas en cuenta y en caso de no contar con especialistas en dichos rubros estos son contratados.  Es el lugar en el que la cultura de cada rincón del planeta es preservada en beneficio de las futuras generaciones como un tesoro, en el que los adelantos tecnológicos van de la mano con el cuidado del medio ambiente, en el que se cultiva el saber en todas sus formas y se buscan nuevos métodos de estudio, aprendizaje, investigación e interacción entre las distintas ciencias. 
En Nueva Jerusalén sus ciudadanos buscan la suma de todos los conocimientos, técnicas, descubrimientos, pensamientos, arte, cultura, toda la sabiduría del mundo que fuera posible reunir, es decir lograr en conjunto lo que podría llegar a ser mucho más importante que lo que cualquier voluntad individual podría lograr jamás Por eso las personas están unidas, y resuelven sus diferencias porque así lo desean, pues el propósito común es el de formar una gran unión de voluntades. Con este pensamiento en mente es posible hacer desaparecer las pequeñas diferencias y concentrarse en los grande problemas reales que afectan nuestro mundo. Creemos que la búsqueda de un objetivo común a todos los hombres y que trascienda nuestra existencia a nivel de toda la humanidad puede hacer que un mundo mejor sea posible.