Ciudad Santa de Nueva Jerusalen

Bienvenidos a Nueva Jerusalén

 

CARTA DE NUEVA JERUSALEN

Inicio

El Consejo de los 12

Economía

Salud

Educación

Cultura

Enlaces

ECONOMIA

En Nueva Jerusalén no existe el dinero.

Cuando una persona decide vivir en nuestra ciudad lo hace con la convicción de cambiar toda su escala de valores. Esa nueva escala de valores puede verse mejor revisando los distintos aspectos de la economía de Nueva Jerusalén.

VIVIENDA

TRABAJO

SERVICIOS

TRANSPORTE

ALIMENTOS VESTIMENTA
PRODUCTOS INDUSTRIA COMERCIO

TRABAJO

Todo ciudadano tiene derecho no solo a trabajar, sino a trabajar en aquello que lo haga feliz.

Es bien sabido que las exigencias cotidianas nos hacen tener que trabajar muchas veces en actividades que no concuerdan con nuestros gustos o intereses, sino más bien con un ingreso económico acorde al tipo de trabajo. Muchas de estas actividades son realizadas a desgano, no son placenteras ni hacen feliz a quien las realiza, y más de una vez se ha visto a personas trabajar en horarios insalubres, incluso viendo afectada su salud.

Todo por el interés económico de algunos y el beneficio de pocos.

Es por razones como estas que buscamos que la actividad laboral no este sujeta a la situación económica y financiera de la persona, sino al hecho de trabajar por el placer de realizar una actividad.

Esta actividad no solo debe hacerse por el placer de realizarla sino como un servicio al prójimo. Por esta razón es que en Nueva Jerusalén nadie cobra suma alguna por su trabajo, así como nadie paga suma alguna a otra persona por servicios prestados.

Tomando como base esta premisa, en Nueva Jerusalén las actividades laborales están divididas en varias categorías, las cuales cubren todo el espectro laboral.

PRIMERA ACTIVIDAD LABORAL: Producción de bienes, servicios.

Esta actividad es la que genera riqueza para la comunidad. Es obligatoria para todos los ciudadanos.

A través de actividades laborales que produzcan riqueza es posible mejorar la calidad de vida de todos. Cada ciudadano debe elegir al menos una actividad que produzca algún bien o servicio para brindarlo al servicio de todos. Estos bienes y servicios no se cobran, es un trabajo voluntario, y la materia prima en cuanto a producción y fabricación de insumos está provista por la comunidad, así como toda maquinaria, herramienta necesaria. Todos los bienes que no puedan producirse en el ámbito de la comunidad, así como todos aquellos servicios de vital importancia para el normal funcionamiento de la ciudad serán contratados de fuera en caso de fuerza mayor. De esta manera, está garantizado el acceso a todo tipo de bienes y servicios para todos.

Para que un ciudadano se dedique a una actividad, deberá presentar al Consejo su intención laboral, ya sea una, dos o varias actividades. No hay un límite de labores a elegir, todo ciudadano tiene derecho a trabajar en la cantidad de cosas que desee. El hecho de presentar al Consejo la propuesta, es más que nada para que estos estén informados, y que puedan disponer lo necesario para que la persona en cuestión tenga todos los medios a su disposición para cumplir de la mejor manera su trabajo, por ejemplo con la obtención de las herramientas, maquinaria, materias primas, capacitación, o incluso ponerlo en contacto con profesionales del rubro o gente que desee participar en la misma actividad.

El consejo también pondrá a disposición de los ciudadanos un listado de puestos a cubrir necesarios para que elijan aquellos que así lo deseen. Muchos de estos puestos estarán principalmente orientados a actividades ecológicas, de sustentabilidad, de cuidado del medio ambiente, de desarrollo tecnológico e investigación en ese mismo sentido y con ese mismo fin, así como complementarias para que muchas actividades tengan el menor impacto ambiental posible.

El Consejo puede rechazar una iniciativa si esta no cumple con requisitos mínimos de cuidado del medio ambiente, o produce un daño ecológico imnportante.

SEGUNDA ACTIVIDAD LABORAL: Trabajo comunitario y colectivo

Hay actividades que están más allá de la elección personal, y son todas aquellas para las cuales sea necesario el trabajo colectivo. Por ejemplo la construcción de una nueva casa o alguna de las etapas del manejo de alimentos, cultivo, cosecha, almacenamiento, procesamiento, preparación, reciclado, etc. Este tipo de actividades son necesarias porque hacen al compartir, al tener una actividad en común con el vecino, son la base por la cual los ciudadanos aprenden el valor del esfuerzo común.

Esta actividad esta regulada y dirigida por el Consejo, quienes deben velar por que se realicen las tareas mas urgentes e importantes para que la comunidad siga funcionando correctamente. Cuando una de estas actividades es necesaria, deben participar todos los ciudadanos.

TERCERA ACTIVIDAD: Cuerpo, mente, espíritu, inteligencia, desarrollo personal, arte

En este rubro entran todas aquellas actividades que tengan que ver con algún tipo de aspiración personal, búsqueda interior, desarrollo físico, intelectual, emocional, espiritual, o sean formas de expresión de la persona, como un artista plástico, un escultor, un escritor, un deportista, un actor, un religioso, un estudiante, un músico, un reikista, alguien que desee realizar yoga, etc.

Debe haber lugar en la comunidad para que estas actividades tengan lugar, ya que de nada sirve realizar trabajos al servicio de los demás si no se deja espacio para uno mismo. Nadie debe ser esclavo de su trabajo, sino que debe darse tiempo para crecer como persona, para estar con los suyos, para expresarse libremente, para disfrutar, y hasta para encontrarse a si mismo.

Desde el Consejo se fomentará todo tipo de iniciativas al respecto, y arbitrará los medios necesarios para que haya cada día más alternativas al respecto. Del mismo modo, la comunidad proveerá todo lo necesario para que la actividad se realice y pueda desarrollarse en su máxima expresión.

Se destinará un período de tiempo semanal mínimo para estas actividades. Todos deben participar en al menos una actividad de esta categoría.

CUARTA ACTIVIDAD: Política. El Consejo

Esta actividad, al contrario de lo que muchos creen es la más difícil de llevar adelante. Esta actividad no es por voluntad propia, sino impuesta.

Quienes llegan al Consejo, no lo hacen por voluntad propia, sino a través del pedido popular. Los ciudadanos tiene derecho a elegir quien los representa en el Consejo, y para ello eligen de entre los miembros de la Orden de Nueva Jerusalén a la persona que consideran idónea para realizar esta tarea. Ningún consejero se postula para el puesto, ni hace carrera política. Es más, en Nueva Jerusalén no existen los partidos políticos. La elección es simple, directa, y por mayoria.

Lo que vuelve difícil esta tarea, a la vez que habla de su importancia, es que la persona elegida llega a esta posición por su trayectoria y el respeto de sus conciudadanos, pero no por eso deja de lado todas sus actividades laborales. quien entra en el Consejo debe seguir su vida normal como cualquier otro, trabajando de lo que eligió hacer, además de sumarle ahora esta nueva responsabilidad. Los consejeros no cobran sueldo, ni reciben compensación alguna por su trabajo. Es el honor más alto al que puede aspirar un ciudadano de Nueva Jerusalén, la máxima expresión del servicio al prójimo, a diferencia de la clase política a la que estamos acostumbrados.

Ahora bien, como pertenece alguien a la Orden de Nueva Jerusalén...

Muchas personas, ciudadanos de pleno derecho de Nueva Jerusalén, con el correr del tiempo descubren que este tipo de vida es más de lo que alguna vez soñaron. Ven que en esta forma de vivir está la realización de todas sus aspiraciones, metas, sueños, y realizaciones personales tanto para ellos como para sus seres queridos. Es por eso que buscan dar a la comunidad más de lo que esta les pide, y ponen el servicio al prójimo por encima de todas las cosas. Llega un momento en el que este tipo de cosas no basta para este tipo de personas, y quieren brindarse más todavía. Es así que en más de una oportunidad miembros de la comunidad deciden por voluntad propia y de todo corazón poner al servicio de la misma sus posesiones materiales, su trabajo en caso de trabajar fuera, su dinero, o algún tipo de negocio o actividad que significaba lucro personal para convertirlo en beneficio económico de la ciudad.

Cuando esto sucede, nos encontramos ante una persona que da más de sí de lo que es posible dar. Este tipo de personas son las personas más desinteresadas con las que se puede contar, personas que demuestran un alto valor en sus ideales, y son un fiel ejemplo del tipo de persona que deseamos ser. Estas personas merecen ser reconocidas por todos, y son depositarias de nuestro más profundo respeto y admiración. Es por eso que se creó la Orden de Nueva Jerusalén como una forma de reconocimiento a tan grande gesto.

Así resulta que cuando elegimos a un consejero, estamos eligiendo a alguien que no solo va a trabajar mucho más de lo que trabajó hasta ese momento, sino que no va a cobrar nada por esta actividad, además de haber dado todo lo que poseía por la comunidad.

Que diferente a la clase política que conocemos... ¿no les parece?

Es así que cada ciudadano tiene varias actividades, algunas por elección, otras por necesidad de la comunidad, otras para realizarse como persona, y habrá quienes trabajen representando a los demás por elección de los mismos.

Tomando todo esto en consideración, y por buscar una integración del ciudadano en cada aspecto del espectro laboral, se llega a la conclusión que todos deberán colaborar para que la comunidad crezca, desde el carpintero, el granjero, el cocinero, pasando por la maestra, el estudiante, el ama de casa, el cura y hasta el político, todos deberán tener al menos una actividad de cada una de las tres primeras categorías laborales, y aceptar si llegado el caso les imponen el cuarto rubro.

Repetimos que todas aquellas actividades y/o empleos que no estén cubiertos por el espectro laboral de Nueva Jerusalén serán ocupados por personas contratadas de fuera de la comunidad.

Para finalizar, digamos que de esta forma se logra el pleno empleo, con la consecuente sobreproducción, y en consecuencia la reducción de horas de trabajo, las cuales pueden dedicarse a estar con los suyos. todo esto si va acompañado de un proceso de tecnificación y desarrollo tecnológico hará que con el tiempo la calidad de vida de los ciudadanos vaya en aumento sin por eso perder de vista el aspecto del impacto ecológico de la cuestión.

Se trata en definitiva de buscar la mejor forma de complementar lo mejor del mundo moderno junto a los beneficios de una vida sana y en contacto con la naturaleza, cuidando el medio ambiente y mejorando nuestro mundo.

Parece increíble que una persona pueda trabajar de lo que le guste y vivir con todas sus necesidades satisfechas. Si lo pensamos un poquito no es tan difícil.